Memoria 54 (16 de septiembre de 1872)

(54) Memoria que el secretario de Estado y del despacho de Hacienda y Crédito Público presenta al Congreso de la Unión en cumplimiento del precepto constitucional. México, Imprenta de Ignacio Cumplido, 1872, 279 pp., cuadros, tablas.

Firmada por Francisco Mejía.

Período: julio de 1871-junio de 1872.

Se localiza: BNCL, BNLR

Tiene anexos, cuadros y tablas.

Síntesis del contenido:

Agobiado y presionado por la permanente crítica que a sus propuestas hacia el Congreso, Matías Romero deja el Ministerio de Hacienda para ser reemplazado por Francisco Mejía: el “Secretario Optimista” a decir de unos, partidario del gasto público inclusive más allá de las posibilidades de los ingresos ordinarios. Mejía viene a romper la cautela que en materia de egresos, caracterizó a la administración hacendaria de Romero.  Esta memoria comprende sólo tres meses y está organizada de acuerdo a las secciones en que se distribuyen las funciones de la Secretaría: Aduanas Marítimas y Fronterizas; Deuda; Contribuciones, Papel Sellado, Jefaturas de Hacienda y ramos menores; Presupuesto; Pagos civiles y Militares; Estadística y Contabilidad directa; Bienes Nacionalizados y Archivo. En su introducción rinde homenaje a las medidas fiscales propuestas por su antecesor, apuntando los alcances y las limitaciones que hasta septiembre se habían encontrado, proponiendo a continuación una serie reformas administrativas tendientes a simplificar los trámites requeridos para la captación de recursos. Esta meta de Mejía se refería esencialmente a ampliar el personal administrativo para contar con la suficiente burocracia para la centralización de las rentas de la república. Expone también que a su llegada como secretario encontró en caja tan sólo la cantidad de 98 pesos. No obstante, la salida victoriosa del gobierno de Sebastián Lerdo de Tejada sobre la “Revuelta de la Noria”, genera un clima de confianza expresado en la buena disposición de los acreedores para otorgarle un préstamo por la cantidad de 500 mil pesos.

Fundándose en los ingresos recaudados durante el año económico anterior, el ministro de Hacienda realiza cuentas optimistas para el período 1872-1873, considerando factible reunir una suma superior a los 20 millones de pesos que daría oportunidad de cumplir con todos los compromisos económicos, y en particular los referentes a la reforma administrativa.

Al igual que anteriores Ministros de Hacienda, considera que la base de un sistema fiscal moderno deben ser los impuestos directos y por ello propone la creación del Catastro del Distrito Federal para gravar las propiedades de acuerdo con su valor.Ver anexos estadísticos