Memoria 43 (mayo de 1856-¿enero? de 1857)

(43) Memoria presentada al Excmo. sr. presidente sustituto de la república por el C. Miguel Lerdo de Tejada dando cuenta de la marcha que han seguido los negocios de la hacienda pública, en el tiempo que tuvo a su cargo la secretaría del ramo, México, Imprenta de Vicente García Torres, 1857, 48 pp. + 733 pp. de documentos.

Firmada por Miguel Lerdo de Tejada (10 de febrero de 1857).

Período: mayo de 1856-¿enero? de 1857

Se localiza: BNLRBSMGE, BBM, BIM-Mfilm, BColmex-Mfilm.

 Tiene anexos.

Síntesis del contenido:

Durante el período que corresponde a esta memoria, siete meses y días, la situación hacendaria era caótica como consecuencia del estado de guerra que guardaba el país. Por ello se produjo una grave falta de recursos para cubrir las necesidades mas inmediatas de la administración pública. Se hacían imperativo, reformas económicas y sociales acordes a las de un gobierno ilustrado que impulsara el desarrollo de empresas capitalistas y la creación de un mercado interno. En este contexto, Miguel Lerdo de Tejada, amparado en los principios de la Revolución de Ayutla, presenta el proyecto para la desamortización de los bienes raíces de todas las corporaciones civiles y eclesiásticas, el cual adquiere rango de ley el 25 de junio de 1856. Su reglamento y demás disposiciones son abordadas en los documentos que van del número 3 al 148 de esta memoria.

De acuerdo con el ministro, los alcances logrados por esta ley en su primera etapa (31 de diciembre de 1856) implicaron la desamortización de propiedades por un valor de 23 millones de pesos, beneficiando a 9 mil nuevos propietarios: “Dato que por si mismo enfrentaba a quienes señalaban que la ley solo había servido para enriquecer a muy pocos individuos”. (p.10) Otras medidas dictadas con el fin de coadyuvar a la modernización del sistema hacendario, fueron la reorganización de la Junta de Crédito Público, la elaboración de reglamentos para una mejor administración de las aduanas marítimas, una ley mediante la cual se establecía que las alcabalas pertenecían a los gobiernos de los Estados y el derecho de contra-registro al gobierno general, así como la disminución de las alcabalas sobre traslaciones de dominio. En cambio, en cuanto a contribuciones directas no se efectuaron reformas aunque se advierte la necesidad de que se reconozcan como base principal al sistema impositivo. En lo referente a la deuda interior, el principal problema fue la ausencia de confianza de los prestamistas hacia el gobierno como consecuencia del incumplimiento de sus compromisos, particularmente en cuanto al pago de los intereses, lo cual redundo en que el valor global de la deuda se mantuviera en un precio muy bajo. No obstante, la deuda continuó cubriéndose mediante la emisión de bonos anuales primero por un valor del 15 por ciento de los derechos de importación, elevándose posteriormente la cuota a un 25%. La inestabilidad política, manifiesta en las sublevaciones contra el Gobierno Liberal en Querétaro, Puebla y San Luis Potosí, incrementaron de manera importante el los egresos, alcanzando la suma de 20 millones de pesos, mientras que las posibilidades de captación de recursos fisco tan sólo era de 11 millones, lo cual arrojaba un déficit de 9 millones de pesos.

Este faltante un uso restrictivo y selectivo del gasto, cuyas prioridades fueron el pago de sueldos al personal civil y militar, los gastos extraordinarios de guerra y, en la medida de lo posible, los compromisos de la deuda tanto interna como externa.Ver anexos estadísticos