Memoria 25 (1847-1848)

(25) Exposición que al Congreso General dirige el ministro de Hacienda sobre el estado de la Hacienda Pública de la Federación en fin de julio de 1848. México, Imprenta de Ignacio Cumplido, 1848, 18 pp. + 153 pp. de anexos.

Firmada por M. Riva Palacio (16 de agosto de 1848).

Período: 1847-1848.

Se localiza: BSMGEBIIH, BIM-Mfilm.

Tiene anexos.

Síntesis del contenido:

La memoria parte del análisis del decreto del 14 de junio de 1848 que da facultades al Gobierno en el aspecto económico nacional. El ministro reseña las acciones y actitudes que no debieron tomarse en relación a los ingresos y egresos de Hacienda y que indujeron al uso excesivo del crédito, considerándolo como un mal necesario. De acuerdo con sus estimaciones la deuda extranjera asciende a 56,329,075 pesos y la deuda interior a 22,907,791 pesos hasta el 30 de junio de 1848. A 25 millones de pesos ascienden los sueldos vencidos de empleados, y a 39.606,695 pesos suman los antiguos créditos que deberían estar ya totalmente amortizados.

Considera que la precaria situación hacendaria no es debida exclusivamente a la guerra con los Estados Unidos ni exclusivamente a un partido sino que es culpa de todos ya que las riendas del gobierno han estado en manos de los partidos, en diferentes períodos, mermando a la Hacienda pública antes de la invasión norteamericana.

De los 3 millones de pesos recibidos por cuenta de la indemnización de los Estados Unidos, el ministro desglosa la cantidad invertida autorizada por el decreto del 14 de junio de 1848, y afirma que se han gastado 1,751,333 pesos quedando un remanente de 1,248,666 pesos. Por otra parte justifica la asignación de fondos al Distrito Federal procedentes de los tres millones de pesos que México recibió como indemnización.

Explica la baja en la renta del tabaco administrada, lo cual se debe a que el gobierno dispuso de las ganancias del ramo y de su propio capital: no se pagó a cosecheros, la anarquía social desalentó el consumo, se malversaron los fondos, no se impidió el contrabando, y se perdieron las existencias en aquellas zonas a donde llegaron las tropas invasoras.

En lo administrativo indica que se formó una comisión de Hacienda para revisar y clasificar las deudas por sueldos atrasados, indemnizaciones, pensiones, gratificaciones, retiros, cesantías, jubilaciones, viáticos y dietas de legisladores, pero han sido pocas las personas que han presentado sus documentos con cargos hacia el Estado. El ministro observa el mal estado de los empleados públicos a quienes no se les han pagado sueldo; señala que ellos desean que se les pague con parte de los tres millones de pesos mencionados.

Respecto a la deuda se dice que es necesaria ordenar y clasificar la deuda interna para saber los pagos faltantes y las cantidades ya cubiertas para evitar abusos en perjuicio del erario. Propone, entre otras cosas, alentar el estanco del tabaco mediante contratos con particulares sin privatizarlo; se niega a cambiar o suprimir las contribuciones indirectas por otras nuevas; considera indispensable derogar la prohibición de importación de algodón, pues, además de no cumplir con la ley, se necesita introducir algodón para la industria nacional y no se puede vigilar la amplia frontera con los Estados Unidos en su totalidad. También sugiere que para reducir los gastos e igualarlos con los ingresos de las rentas se destine la cantidad restante de la indemnización norteamericana. Para ello el Congreso debería facultar extraordinariamente al gobierno para designar cantidades fijas a cada ramo y arreglar el crédito público.

Incluye documentos que muestran la deuda del Real Erario de la Nueva España hasta 1814 así como una serie de cuadros que ofrecen estimaciones de la deuda interna desde la independencia.Ver anexos estadísticos