Memoria 21 ( 1840-1841)

(21) Memoria de la Hacienda Nacional de la República Mexicana presentada a las Cámaras por el ministro del ramo en julio de 1841. Primera parte. México, Imprenta de J.M. Lara, 1841, 17 [10] pp., cuadros, tablas.

Firmada por Canseco (28 de julio de 1841).

Período: 1840-1841 (1840).

Se localiza: BNCLBNLR, BSMGE, BH, Bcondumex, BAGN

Tiene anexos, cuadros y tablas.

Síntesis del contenido:

El ministro indica los objetivos que deben de cubrirse en toda memoria que consisten en mostrar las causas del progreso o decadencia de cada ramo del erario, indicar las reformas susceptibles de efectuarse, y proponer el establecimiento, extinción o baja de impuestos a fin de nivelar los productos con los gastos.

Canseco hace énfasis en la reducción de ingresos por la hipoteca de la tercera parte de los derechos de importación de las aduanas marítimas de Veracruz y Tamaulipas y porque no se cuenta con los productos del derecho de circulación de plata. Por otra parte, afirma que los preparativos para la guerra en contra de Texas y la pacificación interna del país han desviado recursos. Agrega que el préstamo de un millón de pesos, aprobado por la Cámara de Diputados, es insuficiente para cubrir los gastos.

Hace notar que no se tienen datos exactos para elaborar la cuenta de valores y su distribución. Estima un déficit de 2,676,472 pesos que podría incrementarse por los gastos de las negociaciones con los Estados Unidos, por el pago de dividendos de la deuda extranjera que dejan de capitalizarse, y por los gastos ocasionados en la guerra de Texas. Reconoce la necesidad de seguir solicitando préstamos.

Se excusa por no haber elaborado un plan hacendario eficaz por no tener la calma necesaria para ello. Al comparar el sistema hacendario establecido durante la colonial y el actual propone que las rentas nacionales deberían basarse en rentas interiores y destinar los ingresos aduanales al pago de la deuda interna y externa. Por lo pronto sugiere conservar y reformar los actuales ramos productivos y establecer otros en caso de necesidad.

Propone una reforma administrativa en el sistema hacendario, incluyendo una selección adecuada del personal administrativo, una simplificación de trámites y labores administrativas, un efectivo sistema judicial hacendario y una organización eficaz de la Contaduría mayor. Argumenta que no se debe abolir ningún impuesto establecido para que los contribuyentes no pierdan el hábito de cooperar y así facilitar la creación de otros; si el impuesto es muy gravoso es necesario suavizarlo; si es necesario extinguir un impuesto debe sustituirlo otro recurso ya probado. Asimismo propone el establecimiento de un sistema completo de aduanas marítimas; reformar el reglamento de comisos que no sea ni tan laxa para evitar el fraude ni tan estricta que sofoque al comercio; vigilar los reglamentos sobre las rentas de la lotería, papel sellado; y hacer efectiva recolección de tornaguías para evitar el contrabando.

Para arreglar el crédito interior señala que es necesario conocer el monto de la deuda, que clases y origen, para lo cual es necesario averiguar el monto exacto de la deuda existente en las épocas colonial e independiente para evitar la duplicación de pagos y calendarizar los arbitrios utilizados para amortizar los créditos.Ver anexos estadísticos