Memoria 88 (14 de diciembre de 1910)

(88) Memoria presentada por el secretario de Hacienda José Y. Limantour ante el Congreso de la Unión, correspondiente al año económico de 1° de julio de 1909 a 30 de junio de 1910. México, Tipografía de la Oficina Impresora de Estampillas, Palacio Nacional, 1911, XV + 741 + 168 pp., cuadros, tablas.

Firmado por R. Núñez .

Período:  julio de 1909-junio de 1910.

Se localiza: BH, BColmex-MfilmBIM-Mfilm.

Tiene anexos, cuadros y tablas.

Síntesis de contenido:

Ante la ausencia de Limantour, el subsecretario de Hacienda presenta esta Memoria, inicia analizando la cuenta del erario donde advierte la existencia de un superávit de aproximadamente 11 millones de pesos, que resultó superior al del año anterior. En seguida presenta una tabla con los ingresos y egresos desde el año de 1895 hasta el que se analiza en la presente Memoria, expresando sus conclusiones de la comparación de los mismos. Núñez comenta que los excedentes de cada uno de los años presentados ascienden a un total de 147 millones de pesos, de los cuales se han utilizado 74 millones en obras de utilidad pública.

De los egresos autorizados para los organismos del gobierno expresa que sigue sobresaliendo el destinado para el pago del servicio de la deuda pública, que equivalía al 25% aproximadamente del presupuesto para el año fiscal en cuestión. En relación al ramo de Aduanas presenta los decretos para la libre importación de maíz, frijol y trigo con los que se pensaba hacer frente a la carestía de esos cereales en el mercado interno. Además de incluir el decreto que creó la aduana de “Los Algodones” en Baja California y el que permitió la libre importación en el Territorio de Quintana Roo para fortalecer su economía. En lo que respecta al ramo del Timbre informa que fueron establecidas resoluciones para fijar el valor del kilogramo de plata que sirvió de base para determinar el monto de los impuestos sobre dicho metal, asimismo fueron expedidas las reglas para facilitar el cobro del fundo minero. Habla también de la creación de la Dirección de Contabilidad y Glosa con su respectivo reglamento y dependientes de las Oficinas de Hacienda. A su vez señala que fueron dictadas las disposiciones para establecer las equivalencias entre monedas acuñadas en México y las de otros países que aún mantenían el patrón plata. Informa, también, que se mandó modificar el cuño de las monedas de plata del país con el fin de poner en circulación las nuevas monedas para conmemorar el primer centenario de la Independencia Nacional.

Con relación a las instituciones de crédito expresa que el gobierno autorizó la creación de tres compañías de seguros, asimismo expidió la ley relativa a las “Compañías de Seguros de Vida y Accidentes”. Por otra parte, envió una carta a la Junta Directiva de los Ferrocarriles Nacionales con el fin de que la empresa diera cabida al elemento mexicano. En lo concerniente a la deuda pública presentó una comparación de los años fiscales de 1909 y 1910 donde se puede apreciar una disminución de un poco más de cuatro millones de pesos con respecto al año fiscal de 1909. Para concluir informar que en la balanza comercial no manifiesta cambio alguno con los años anteriores.Ver anexos estadísticos