Memoria 83 (14 de diciembre de 1905)

(83)  Memoria presentada por el Secretario de Hacienda José Y. Limantour ante el Congreso de la Unión, correspondiente al año económico de 1° de julio de 1904 al 30 de junio de 1905 presentada por el secretario de Hacienda al Congreso de la Unión. México, Tipografía de la Oficina Impresora de Estampillas, Palacio Nacional, 1909, XXVI + 639 pp., cuadros, tablas.

Firmado por José Y. Limantour.

Período: julio de 1904-junio de 1905.

Se localiza: BHBIIH, BColmex-MfilmBIM-Mfilm.

Tiene anexos, cuadros y tablas.

Síntesis del Contenido:

En la presente Memoria, el secretario de Hacienda hace referencia a los resultados favorables en la captación de ingresos ya que superaron lo previsto para el año fiscal en cuestión en un 16% aproximadamente con respecto al año anterior. Entre los elementos que favorecieron dicho crecimiento estaban el aumento del comercio exterior, el desarrollo de las rentas, en particular de la renta del timbre, así como los impuestos internos y los servicios públicos. También menciona que hubo ingresos extraordinarios producidos por la emisión de bonos del empréstito al 4 % oro de 1904 y por el pago de la Compañía del Ferrocarril Nacional de Tehuantepec por cuenta de los préstamos que se hicieron. En lo referente a los egresos Limantour presenta una tabla con las cantidades utilizadas por todos los organismos del gobierno; es importante señalar que en este año también se logró un superávit en las cuentas del gobierno en este rubro.

El tema siguiente en la Memoria es la reforma monetaria que el presidente de la República promulgó con base a ley del 9 de diciembre de 1904, la cual fue emitida por el Congreso. En dicha ley se especificaron las distintas clases de monedas que circularían y fueron concedidas reducciones y supresiones de impuestos a los mineros, además de franquicias de diverso género. También se estableció que la acuñación de moneda pasaría a ser una facultad exclusiva del gobierno, en consecuencia limitando la emisión de billetes por los bancos.

Al mencionar la deuda pública Limantour indica que aunque los montos de la misma muestran un aumento importante éste es “imaginario”, pues los cálculos de los años anteriores fueron hechos con base en un tipo de paridad equivoco. Con la reforma que permitió el establecimiento del patrón oro los cálculos se pueden estimar en cantidades más reales.

Con respecto a la administración de aduanas, el secretario indica que en todo el país fue permitido el libre tránsito de las mercancías despachadas en las aduanas. En lo referente a las importaciones y exportaciones la balanza comercial siguió siendo deficitaria para nuestro país.

Al mencionar las instituciones de crédito, Limantour expresa que se expidió la ley del 5 de agosto de 1904 por medio de la cual se definió con exactitud lo que debía entenderse por agencias autorizadas de los “Bancos de Emisión” y lo referente a su existencia en metálico captado a favor del banco para que fuese computado en los balances mensuales.Ver anexos estadísticos