Memoria 70 (16 de septiembre de 1892)

(70)  Memoria de Hacienda y Crédito Público correspondiente al sexagésimo séptimo año económico de 1° de julio de 1891 a 30 de junio de 1892 presentada por el secretario de Hacienda al décimo sexto Congreso de la Unión. México, Tipografía de la Oficina Impresora de Estampillas, 1892, 303 p., cuadros, tablas.

Firmada por Matías Romero.

Período: julio de 1891-junio de 1892.

Se localiza: BH, BAGNBIM-Mfilm, BColmex-Mfilm.

Tiene anexos, cuadros y tablas.

Síntesis del contenido:

Matías Romero menciona que ante la necesidad de promover el desarrollo económico del país mediante la construcción ferroviaria y el restablecimiento del crédito (al menos desde 1880 en adelante) el gobierno había contraído fuertes compromisos pecuniarios. Para 1892 el problema fiscal se incrementaba por el aumento en las subvenciones a las vías férreas, por la conversión de los certificados en bonos de la Deuda Pública y la amortización gradual de las deudas pagaderas en Londres, además de otras necesidades internas imprescindibles.

Ante el riesgo de que el país no pudiera cumplir con sus compromisos debido a las malas cosechas y la depreciación de la plata, no quedaba otro camino que el de reducir los gastos y establecer una estricta economía. Para ello disminuirían el número de empleados al mínimo posible, y al mismo tiempo se reducirían los sueldos sin perjudicar el servicio público.

Si en 1891-1892 el déficit se había cubierto gracias a los préstamos ingleses de 1890, en 1892-1893 tampoco se podía prescindir del crédito, pero sí se pensaba reducir su monto e importancia. Ello podría conseguirse si se llevaban a cabo medidas tales como eliminar las subvenciones a las empresas ferroviarias (hasta que la economía se recuperase), sustituir las alcabalas en todo el país para impulsar el comercio, incrementar los impuestos al tabaco y al alcohol, extender a nivel nacional país el impuesto sobre herencias transversales, gravar las operaciones de las compañías de seguros de acuerdo a la situación económica existente, incrementar la exportación de productos agrícolas, introducir maquinaría que abaratase la producción y aumentar los jornales para que hubiese más interés en el trabajo. Asimismo el secretario recomendaba reorganizar la Hacienda quitando todas las trabas que vienen desde la época colonial, eliminar los arrendamientos de los servicios públicos e integrar a toda la población al proceso productivo.Ver anexos estadísticos