Memoria 65 (julio de 1885-junio de 1886)

(65) Memoria de la Secretaría de Hacienda correspondiente al ejercicio fiscal de 1885 a 1886 presentada al Congreso de la Unión por el ministro del ramo lic. Manuel Dublán. México, Imprenta de Ignacio Cumplido, 1887, XXXII + 390 pp., cuadros, tablas.

Firmada por Manuel Dublán.

Período: julio de 1885-junio de 1886.

Se localiza: BHBBMBAGNBIM-Mfilm, BColmex-Mfilm.

Tiene anexos, cuadros y tablas.

Síntesis del contenido:

El secretario Dublán reseña los efectos de las medidas adoptadas a mediados de 1885 con objeto de reducir gastos ordinarios y de la deuda flotante; es decir, los trabajos encargados por la presidencia preferentemente se encaminaron a efectuar, con regularidad, los pagos de los servicios federales; a procurar la recaudación efectiva y el gasto razonado de las “rentas públicas”, pero fundamentalmente a mantener el crédito de la nación.

En la Memoria se describen una serie de reformas fiscales que se refieren a las ordenanzas de aduanas, y medidas para el cobro de impuestos de predial, patentes y profesiones. Se indica que la recaudación declinó ligeramente, lográndose reunir aproximadamente 28 millones de pesos por medio de los recursos fiscales ordinarios. Por otra parte, se incluye una detallada reseña histórica de las diferentes leyes que han tenido que ver con la cuenta del erario público desde la independencia hasta la fecha.

Se señala que si bien el presupuesto autorizado es de 38 millones de pesos- algo superior años anteriores- en la práctica representa una reducción pues ahora no se autorizan partidas extraordinarias excepto por un monto reducido. Se efectúa un control más riguroso de las asignaciones y se cesan empleados supernumerarios de Hacienda. En resumidas cuentas, se autorizan gastos efectivos por 31 millones de pesos, pagándose 26 millones, por lo que pasa a la deuda flotante unos 5 millones, cantidad similar a los años 1882-1884.

Se hace especial hincapié en los avances alcanzados en el reconocimiento y consolidación de la deuda publica. Se establecen oficinas especiales en Londres para encargarse de la renegociación de la deuda externa y en México para el reconocimiento y servicio de la deuda interna. Se comienzan a efectuar pagos más regulares sobre dicha deuda. Asimismo, se transcribe el acuerdo para arreglar la deuda del gobierno mexicano con el Comité de tenedores de bonos mexicanos en Londres.

Después de indicar que las acciones más importantes en el ramo de Casas de moneda fueron la acuñación de moneda de cobre y la autorización concedida a la empresa arrendadora de la Casa de moneda de San Luis Potosí para comprar nueva maquinaria.

En su conclusión, con base a los resultados del año fiscal 1885-1886, Dublán ve con optimismo el futuro de las finanzas nacionales. La situación la califica de “relativamente favorable”, con “resultados satisfactorios” puesto que con los fondos de la administración federal se han atendido a todas las necesidades, una vez que se ha mejorado la legislación arancelaria, el despacho de aduanas, y el sistema de contribuciones, así como la contabilidad fiscal.

Lo más importante, al parecer del ministro, es el arreglo de la deuda publica y el pago puntual de la misma. Todo será posible con el apoyo de las Cámaras, y “el sosiego publico que permite al Ejecutivo apartar su acción de las esferas de la política y convertirla por completo en trabajos administrativos… punto de partida para la regeneración económica de la República…”Ver anexos estadísticos