Memoria 64 (19 de octubre de 1885)

(64)  Memoria de la Secretaría de Hacienda correspondiente al ejercicio fiscal de 1884 a 1885 presentada al Congreso de la Unión por el ministro del ramo, lic. Manuel Dublán. México, Imprenta del Gobierno Federal, en Palacio, dirigida por Sabás A. Munguía, 1885, 734 pp., cuadros, tablas.

Firmada por Manuel Dublán.

Período: julio de 1884-junio de 1885.

Se localiza: BHBAGNBIM-Mfilm, BColmex-Mfilm.

Tiene anexos, cuadros y tablas

Síntesis del contenido:

En esta Memoria se analiza la crisis fiscal y financiera que se produjo al concluir el gobierno de Manuel González en 1884, y al iniciarse la nueva administración de Porfirio Díaz en 1885, cuando asumió el cargo de Secretario de Hacienda, Manuel Dublán; quien hace un balance del gravamen sobre los fondos federales hipotecados a diversos acreedores (especialmente bancos y empresas de ferrocarriles) en el momento de tomar el cargo. Cabe mencionar que gran parte de las rentas del Distrito Federal estaban gravadas a favor del Banco Nacional de México, es decir la totalidad de los ingresos de la oficina de contribuciones, y una renta diaria de la oficina de rentas y la Lotería. De manera similar, el secretario especifica el monto de las cantidades que pesan sobre las casas de moneda y menciona las hipotecas a favor del Banco Hipotecario sobre edificios y terrenos nacionales en la ciudad de México. Analiza las hipotecas que pesan sobre el 90% de los ingresos de las aduanas marítimas para cubrir pagos sobre la deuda flotante, concluyendo que el erario estaba en una estado de virtual bancarrota.

Enseguida explica los arreglos que se pusieron en práctica a partir de las leyes del 22 de junio (1885) para aliviar la presión financiera que pesaba sobre el nuevo gobierno de Porfirio Díaz. Entre ellas destacan la modificación en el monto de las asignaciones que el gobierno debía pagar al Banco Nacional y la drástica reducción de pagos de subvenciones a los ferrocarriles. En su conjunto, estas y otra medidas permitían una reforma al crédito público, facultando al ejecutivo para revisar la deuda flotante y consolidada.

La Memoria también llama la atención sobre la reforma administrativa y de control presupuestal que intentaba vigilar el gasto público y reducir los compromisos pecuniarios del gobierno. Se incluye el presupuesto de egresos y ley de ingresos y se informa que concluyó la reforma al arancel de aduanas, proporcionándose información sobre los montos recaudados. En seguida menciona diversas modificaciones fiscales y administrativas como la creación de la Dirección de Contribuciones Directas, reformas de la renta del Timbre, los cambios en el cuerpo de administración militar, las reformas en la Lotería, en las herencias transversales, los terrenos baldíos, las salinas, el corte de maderas y el guano. Se incluyen estadísticas fiscales pertinentes.

Por otra parte, en la Memoria se mencionan algunas medidas administrativas para el control del gasto público como son la revisión de las pensiones militares y civiles y la reorganización de la oficina de nacionalización.

Por último menciona la revisión del crédito público informando sobre el estado de los contratos ratificados con instituciones de crédito; sobre la deuda al gobierno de Los Estados Unidos y sobre las reclamaciones de algunos de los créditos reconocidos de la revuelta de Tuxtepec. En cuanto a los ferrocarriles especifica las cantidades pagadas por subvención por líneas y tramos.

Concluye afirmando que las medidas son positivas pues se ha incrementado la recaudación, por lo que es necesario continuar con ellas en el marco de los principios liberales.Ver anexos estadísticos