Memoria 63 (30 de septiembre de 1884)

(63)   Memoria de Hacienda y Crédito Público correspondiente al año fiscal transcurrido de 1° de julio de 1883 a 30 de junio de 1884, presentada por el secretario de estado y el despacho de Hacienda y Crédito Publico, general Miguel de la Peña, al Congreso de la Unión el 30 de septiembre de 1884. Primer cuaderno. Parte expositiva y disposiciones dictadas en el año fiscal. México, Tipografía “La Luz” de Antonio B. Lara, 1884, CIV pp., cuadros, tablas.

Firmada por Miguel de la Peña.

Período: 1883 a 1884

Se localiza: BHBAGN, BIM-Mfilm, BColmex-Mfilm.

Tiene anexos, cuadros y tablas.

Síntesis del contenido:

Esta memoria se divide en dos partes: la primera del 1 de julio de 1883 a febrero de 1884- cuando estuvo a cargo de la Secretaría de Hacienda Jesús Fuentes y Muñiz-, y la segunda, de febrero de 1884 a junio del mismo año- cuando estuvo bajo la dirección de Miguel de la Peña.

El ministro de la Peña comienza su informe señalando la existencia de una crisis económica en el país que se manifiesta en pérdidas de cosechas y crisis agrícola, una escasa actividad industrial, la suspensión de la actividad de construcción de los ferrocarriles, y una crisis bancaria, provocando un alza en las tasas de interés.

Se comenta la necesidad impulsar en mayor grado la exportación de los productos agrícolas y mineros mexicanos con objeto de poder saldar la balanza comercial sin depender tan estrechamente de las exportaciones de plata acuñada (que todavía cubren 75% de las importaciones).

Se reseña bastante detalladamente los principales rubros fiscales, comenzando con aduanas marítimas y fronterizas, contribuciones interiores, timbre, lotería, derecho de portazgo, etcétera Se señala la oposición de los gobernadores de los estados a la propuesta abolición de las alcabalas como fuente de ingresos estatales. Se indica que, en comparación con años anteriores, se ha producido una disminución sustancial de los egresos ordinarios, pero también se indica que los compromisos extraordinarios han provocado un aumento de la deuda flotante.

Se abre una nueva sección en la Memoria que se refiere a los bancos de la capital, incluyendo los balances de los mismos. Se comenta la crisis del Monte de Piedad y la fusión del Banco Mercantil Mexicano y Banco Nacional Mexicano que se transforman en Banco Nacional de México (1884), el cual funcionará a partir de entonces como banco de gobierno, aún cuando sigue siendo un banco de propiedad privada.

Se reseñan las numerosas subvenciones a las empresas de ferrocarriles, indicando que la mayor parte de los fondos se derivan de la hipoteca de ramos aduanales de los principales puertos, por lo que se observa una caída en los ingresos directos a la Hacienda por cuenta de aduanas.

Finalmente se pasa revista a la deuda pública, indicando que se ha producido una disminución de la deuda interna. Por su parte, está en proceso de renegociación la deuda externa a través del agente del gobierno mexicano en Londres, Carlos Rivas, llevándose negociaciones para ratificar el “Contrato Noetzlin” de reconocimiento y conversión de la vieja deuda inglesa, que se propone podrá canjearse por nuevos bonos a emitirse en los mercados de capitales europeos.

No obstante los avances administrativos, fiscales y financieros alcanzados, se concluye observando la precariedad de la situación debido a la hipoteca de las aduanas para el pago de la deuda flotante, en proceso de rápida expansión.Ver anexos estadísticos